Un gran día para sonreír


¡Buenos días!
Hoy es un gran día para sonreír porque es un día menos para que acabe todo esto
y, ¡tú lo estás haciendo genial! Recuerda que no estás solo/a y que aunque no te
conozcamos, estamos deseando que recuperes esa sonrisa tan bonita que tienes.
¡Uy! Si mi madre me leyese… que maleducada soy, ¡si ni quiera me he
presentado! Ya ves, es por la emoción de escribirte. Me llamo Isabel y tengo 24 años. A
mi manera también estoy luchando. A pesar de estar en Fase 1 procuro evitar salir lo
máximo posible. Tan solo para dar algún paseo mañanero y hacerle las compras a mis
padres, que son población de riesgo.
No sé muy bien que escribirte, tampoco sé muy bien que necesitas para animarte
en estos momentos. Entonces bueno, he optado por escribir lo que creo que a mí me
gustaría leer y eso es… ¡una buena historia para distraerme! La mala noticia es que soy
terrible contando historias, así que te haré viajar por uno de mis paseos matutinos, para
que la brisa te de fuerzas para darlo todo y regresar pronto a casa con una salud de hierro.
Me levanto a las 9.30 de la mañana para desayunar tranquilamente *insertar aquí
tu desayuno favorito, en mi caso unas tostadas y algo de fruta, ¡pues son las gominolas
de mamá naturaleza! ñam ñam* Luego me visto, hoy parece que el día está soleado, así
que con un pantalón de chándal y una camiseta voy perfecta.
Salgo por la puerta y, como de costumbre en estos tiempos tan raros, se escuchan
un montón de pájaros cantar. No iba a ser todo malo en estas circunstancias, ¿verdad? El
valle está precioso, la primavera se ha encargado de cuidar con mimo los prados que me
rodean, dotándoles de un verde que me llena de energía (ese verde que está deseando
verte a ti también). De vez en cuando me gusta salir a correr, pero hoy hay que disfrutar
del paisaje, del momento. Dejo unas casas atrás y ahí sigue a mi derecha un prado lleno
de ovejitas, están tan guapas pastando y… ¡oh! Hay un par de corderitos jugueteando.
Seguimos caminando y “mmmm” que bien sienta la brisa mañanera, fresquita y
clara. Hay muy poquita gente a estas horas y suelen ser muy educados. Se mantienen las
distancias, así que puedo pasear tranquila. A mitad del paseo, en este caso a mi izquierda, están las vacas con sus terneros. Están preciosos, creciditos y de color marrón caramelo como sus madres.

Ya solo me queda la recta final para regresar a casa y ¡fin! Llegué. Uff, menudo
paseo, ¿eh? Ahora toca descansar para recuperar energías, que este cuerpo serrano hay
que cuidarlo, ¿verdad?
Espero de corazón que esta breve carta, la primera que te escribo, te haya animado.
Porque no hay nada más hermoso que un alma con fuerza. Espero que mi torpeza
contando historias no te haya hecho llorar del horror, sino reír, porque así habremos
compartido sonrisas juntos. Madre mía, ni te conozco y ya me caes fenomenal.
Un beso muy fuerte, que ya queda poquito. No hay mal que dure 100 años ni
cuerpo que lo aguante, y como nuestro cuerpo lo aguanta todo, pues esto terminará más
pronto que tarde. Todo mi amor, desde tierras del norte.
Mª Isabel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Kelly's Quest

In search of spirituality

Freeikigai

Knowledge.Passion.Idea.

Elena Memba

En el final surgió el principio

LUCES Y SOMBRAS

SOLO ENTIENDE MI LOCURA QUIEN COMPARTE MI PASIÓN

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

LA BANCARROTA DEL CIRCO

Según tengo el día. Lo que quiero y a veces no puedo.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Noches, Pesadillas y Cuentos

Cuentos Lívidos Y Fantásticos.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

A %d blogueros les gusta esto: