El río sigue fluyendo


Buenos días, tardes o noches,

¡Qué momentos tan complicados estamos pasando! Pero pasarán, estoy convencida, ya lo verás. En China ya ha pasado. Mucho ánimo, paciencia y calma.

¿Sabes? Te voy a contar una historia que me gusta mucho. Espero que a ti también te guste.

“Imagina que estas en una barquita, que se desliza suavemente por el río. El brillo del sol te obliga a entornar los ojos. A tu alrededor oyes el sonido del viento, de los pájaros. Ves cosas maravillosas una rana saltando, una mariposa, flores, una semilla de diente de león flotando en el aire. Te sientes seguro y feliz. Te gusta estar aquí y quisieras quedarte para siempre en este lugar. Pero el río sigue fluyendo.

El agua del río corre ahora con más rapidez. La vegetación que crece en la orilla esta tan cerca de ti que alargas la mano para tocarla, pero al hacerlo la barca se bambolea y sientes un poco de miedo. Pero estás tan emocionado que pronto se te pasa. Te pones de pie en la barca tan cuidadosamente como puedes, se balancea, pero consigues controlarla. Te gusta estar aquí y quisieras quedarte para siempre en este lugar. Pero el agua sigue fluyendo.

Entonces notas que el agua empieza a correr con más rapidez. Parece peligroso, pero es emocionante. La barca se bambolea y gira en medio de las impetuosas aguas deslizándose por el río con gran rapidez. El corazón te late muy deprisa. Te gusta estar aquí y quisieras quedarte para siempre en este lugar. Pero el río sigue fluyendo.

De pronto la barca empieza a deslizarse lentamente. El agua apenas se mueve. Intentas remar, pero por más que lo intentas la barca parece no avanzar. Te cuesta mucho. Esta parte del río te aburre. Te preocupa quedarte aquí atrapado para siempre. Pero justo en ese momento que pensabas tirarte al agua. La corriente hace avanzar la barca.

Ahora te encuentras en un amplio espacio de agua. La barca ya no se mueve sola, sino que tú la gobiernas. Aquí hay otras barcas gobernadas por otras personas. De pronto chocas con una de ellas y caes en las frías aguas. Pero en seguida muchas manos te ayudan a salir a la superficie y a encaramarte de nuevo a tu barca.

Sabes que si vuelves a caer al agua, lograrás subir a la barca sin que nadie te ayude. Sabes que eres capaz de gobernar tu propia barca. Observas el agua extendiéndose a lo lejos ante ti. No todo resultará fácil. A veces quizás te encuentres con aguas impetuosas, con temporales, un agujero en la barca o descendiendo por los rápidos sin apenas poder controlar la barca. En otras ocasiones la suave brisa puede llevarte a los parajes más hermosos. ¿Quién sabe lo que ocurrirá? Quizás el agua te lleve a un lugar donde quieras quedarte para siempre. Pero recuerda que….

EL RIO SIEMPRE SIGUE FLUYENDO.”

Espero que te haya gustado tanto como a mí.

Estas en buenas manos, confía, sus corazones son enormes. El río fluirá y esto quedará atrás.

FELIZ VIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Leonor Sánchez

Sitio web oficial

Banter Republic

It's just banter

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Colectivo de poetas y escritores de España y Latinoamérica

El vuelo de la lechuza

Filosofía, literatura, humanidades. Revista cultural de referencia

FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO

DISQUISICIONES DESDE EL ABISMO

El sitio de las rimas

Un lugar para la poesía...

El espacio de Chus

Un blog de rebote

El sitio tranquilo

Pequeños relatos, pequeñeces.

Perkins Designs

Perkins Designs

A %d blogueros les gusta esto: