Sonrisas compartidas


Hola compañero; hola compañera.
El pasado día 25, sábado, una ráfaga de aire fresco inundó mi corazón al abrir la ventana. Mi sobrino-nieto, de tres años, había salido a pasear de la mano de su mamá después de un encierro forzado de seis semanas. Nos llamaron al móvil para que nos asomásemos y, desbordados de alegría, dimos un grito: ¡Rodrí! Él nos dirigió una sonrisa que se le salía de la cara y, supongo, que no entendía porqué no bajábamos a la calle a darle un abrazo y comérnoslo a besos. Jugaba con su patinete y nos miraba con resignación. Estoy seguro de que su mamá le explicaría, a su modo, que de momento no podíamos tener contacto físico y que solo podríamos hablar por teléfono o, mucho más divertido, chillando él desde la calle y nosotros desde el balcón. Las largas aceras, semivacías, empequeñecían a nuestro niño a medida que regresaba a su domicilio. Nosotros nos sentíamos dichosos de haber podido vivir este intenso momento de reencuentro, con limitaciones, y mantenemos la esperanza de poder abrazarnos pronto.
Estoy seguro de que has tenido que sufrir momentos muy duros, con dudas, con miedo, sin entender por qué has tenido que ser tú la víctima de este virus terrible. También estoy seguro de que has entregado tus esperanzas a los profesionales sanitarios que, arriesgando su vida, están atendiendo a todos los enfermos con la ilusión de curarlos.  Por muchas nubes oscuras que hayan pasado por tu ventana, ten por seguro que los médicos, enfermeras y cuidadores, han estado siempre a tu lado, igual que muchos ciudadanos que, sin conocerte y desde la distancia, hemos sentido la necesidad de tenderte una mano de fraternidad y cariño.
Por favor, el día que salgas del hospital, además de despedirte de los sanitarios con gratitud, piensa que, desde mi ventana estaremos compartiendo contigo, con vosotros, sonrisas de alegría.
¡Resiste!
Un abrazo.
Me llamo Santiago, tengo 64 años y te escribo desde Valladolid. Soy un aprendiz de escritor y de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Kelly's Quest

In search of spirituality

Freeikigai

Knowledge.Passion.Idea.

Elena Memba

En el final surgió el principio

LUCES Y SOMBRAS

SOLO ENTIENDE MI LOCURA QUIEN COMPARTE MI PASIÓN

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

LA BANCARROTA DEL CIRCO

Según tengo el día. Lo que quiero y a veces no puedo.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Noches, Pesadillas y Cuentos

Cuentos Lívidos Y Grotescos.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

A %d blogueros les gusta esto: