Querido amigo, soy la que está a tu lado


Hola mi querido desconocido.
Me llamo Ángela, trabajo en el hospital de León.
He pensado en escribirte esta carta para que notes en tus manos algo mío, algo verdadero que puedas acariciar, que puedas besar. Quiero darte una parte de mí que, cuando esté en tus manos, ya no sea mía, sea de los dos.
Ha salido el arco iris en cuanto he desplegado el papel, me animo a mí misma pensando que es una buena señal. Que todo va a salir bien. Que estas extrañas y duras circunstancias, duras sobre todo para vosotros, que estamos pasando, van a solucionarse.
Soy esa que entra y se pone a tu lado para que no te sientas tan solo, para que sepas que no estás solo. Que intenta que los guantes, la mascarilla, y toda la ropa que llevo, para que nos proteja a los dos, a ti y a mí, no sea un muro insalvable, aunque ahora nos separe.
Soy esa chica que te mira a los ojos y que te habla, aunque a veces pienso que no me puedes oír. Pero yo sigo hablándote porque traigo el mensaje de muchísima gente que, desde sus casas, en un arrebato de solidaridad como nunca hemos visto, salen a los balcones a decirnos, a deciros a vosotros querido desconocido, que no estáis solos. Que todos estamos con vosotros, que el aislamiento en el que, a ratos, largos muchas veces, te encuentras no significa abandono, no es soledad. No, no estás solo, somos muchos los que estamos ahí, pendientes de ti, luchando por ti.
Te escribo porque quiero que sepas que las cosas están mucho mejor de lo que nos parece, que el mundo entero es consciente del problema y todos están sumando fuerzas, desde los lugares más grandes hasta los rincones más pequeños. Todo el mundo empujando, haciendo cosas, remando, y ya sabes lo que Galeano decía “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”. Y, esto, esta situación, la vamos a cambiar.
Mi querido desconocido, me tengo que despedir, mi turno va a empezar. Cuando leas esta carta, cuando la tengas en tus manos, algo mío estará en ti, seremos uno, estaremos abrazados de la única manera en la que podemos hacerlo ahora, pero, pronto, ese abrazo, y esos besos que tanto echamos de menos, volverán a ser reales.
Resiste, lucha, volveremos a reír.
Con muchísimo cariño, Ángela Moro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Kelly's Quest

In search of spirituality

Freeikigai

Knowledge.Passion.Idea.

Elena Memba

En el final surgió el principio

LUCES Y SOMBRAS

SOLO ENTIENDE MI LOCURA QUIEN COMPARTE MI PASIÓN

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

LA BANCARROTA DEL CIRCO

Según tengo el día. Lo que quiero y a veces no puedo.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Noches, Pesadillas y Cuentos

Cuentos Lívidos Y Fantásticos.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

A %d blogueros les gusta esto: