Un pasito más cerca


¡Hola!
Cómo no nos conocemos, me voy a presentar: me llamo Dámaris, tengo 33 años y soy vecina de León. Estoy casada y no tengo hijos. Estos días, en casa, como todos, pero contentos porque al menos de momento tanto nosotros como nuestra familia estamos bien.
El motivo de escribirte esta carta es transmitirte ánimo y esperanza. No puedo imaginar cómo debes sentirte estando lejos de tus seres queridos en una situación en la que realmente los necesitas a tu lado. Por eso, aunque no te conozca, quería decirte que estamos contigo, todos los que estamos del otro lado de esa ventana de tu habitación pensamos en ti en algún momento de nuestro día, y deseamos que tanto tú como todos los que están en tu misma situación os podáis recuperar lo antes posible. Es una situación difícil pero estás en las mejores manos; en las manos de los profesionales que están dando el 200 % para cuidar de los que ahora más lo necesitáis. Todos en conjunto nos estamos esforzando por vencer a este “bichito” que ha cambiado nuestras vidas. Así que ¡no te rindas! Cada minuto estás un pasito más cerca
de recuperarte y antes de que nos demos cuenta todos habremos recuperado nuestra vida.
Quizá no tal como la recordábamos, pero probablemente más fuertes, pues de todas las situaciones delicadas tenemos que ser capaces de incorporar algo al aprendizaje que es nuestra vida.
Personalmente, como Testigo de Jehová, en momentos como estos me ayuda mucho reflexionar en la bonita esperanza que Dios nos ofrece y en la que creo firmemente debido a mi estudio de la Biblia. Solo comparto contigo unas palabras del libro de Apocalipsis, capítulo 21, versículo 4: “Y les secará toda lágrima de sus ojos, y la muerte ya no existirá, ni habrá más tristeza ni llanto ni dolor. Las cosas anteriores han desaparecido”.
Cuando te sientas triste o te parezca que quiere invadirte el desánimo, trata de imaginar cómo será tu vida cuando se cumpla esta promesa. Imagínate con tu familia, tus amigos, disfrutando de lo que más te guste hacer, sin preocupaciones, ni dolores… Solo siendo feliz! Estoy segura de que si te esfuerzas por cambiar los pensamientos negativos, que supongo de vez en cuando quieran aparecer, por pensamientos positivos como éstos, te sentirás mucho mejor.
Solo me queda ya desearte de corazón que muy pronto puedas estar con los tuyos, que puedas salir de ese hospital con fuerzas renovadas y que seas para todos nosotros un ejemplo más de superación.
Un abrazo,

Dámaris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Kelly's Quest

In search of spirituality

Freeikigai

Knowledge.Passion.Idea.

Elena Memba

En el final surgió el principio

LUCES Y SOMBRAS

SOLO ENTIENDE MI LOCURA QUIEN COMPARTE MI PASIÓN

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

LA BANCARROTA DEL CIRCO

Según tengo el día. Lo que quiero y a veces no puedo.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Noches, Pesadillas y Cuentos

Cuentos Lívidos Y Fantásticos.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

A %d blogueros les gusta esto: