Traiciona al miedo


¡Hola!
Mi nombre es Ana y voy a intentar ser tu válvula de escape en lo que dure esta
carta. Te contaré un poco de mí para que “me pongas cara”. Tengo 29 años, soy
zamorana y arquitecta, en ese orden de prioridades. Me encanta mi ciudad y
quizás es porque estuve muy lejos de ella durante demasiado tiempo que ahora
valoro más que nunca el estar tranquilamente cerca de los míos. A lo mejor después
de esto que nos está pasando, también nosotros empecemos a valorar todo
lo que nos perdíamos por ir demasiado rápido –una charla cara a cara con tus
padres, un abrazo de tus amigos, los besos pegajosos de un hermano/a, las partidas
de cartas con tu abuelo/a, un roce del o la chico/a que te gusta, etc-. Total,
que de este frenazo en nuestras vidas, lo mismo empezamos a ser más humanos.
¿Quién lo diría, eh?
Tal vez estas no son las mejores circunstancias para conocer gente –en la época
de badoo, tinder, ginger, meetic y demás apps de contactos, es una pandemia la
que conecta a más personas alrededor del mundo entero-, pero en esta vida podemos
ver las cosas de dos formas: por el lado negativo o por el positivo.
Yo prefiero ver el lado bueno y creer que esto puede ser una oportunidad. En mi
caso, para conocer a mis vecinos, leer todos los libros pendientes que tenía en la
mesita -y te aseguro que la pobre mesita estaba pidiendo clemencia-, hablar más
con mis padres y mi hermana (estoy pasando la cuarentena con ellos) y empezar
un curso por ordenador, sin perder de vista mis clases de inglés que han pasado
a ser online. Además, sigo trabajando telemáticamente desde casa y con todas
las cosas que han surgido por internet –recitales, conciertos, teatro amateur,
pilates, yoga, zumba, bachata, etc. desde casa- no me da tiempo para aburrirme.
Y también me ha dado por la cocina, el otro día hice pizza casera, está mal que yo
lo diga, pero me quedó espectacular. En resumen, que lo que más echo de menos
es tirarme en el césped al sol y tomarme un café en una terracita. Pero bueno, ya
habrá tiempo de hacer eso. Estamos en marzo por lo que queda toda una primavera
y un verano por delante, y, con esto del cambio climático, posiblemente un
otoño también.
Cuando salgas de donde estés, el mundo seguirá ahí fuera, esperando por nosotros
y nuestras prisas. Seremos más fuertes, eso seguro, y más sabios, eso
espero.
El mes pasado leí un libro, “Memorias de una salvaje” de Bebi Fernández, te lo
recomiendo mucho. En una parte del libro decía: “Ilusiónate. Decepciónate. Traiciona
al miedo y sigue a tus instintos. Llora cuando te hagan daño y permítete,
alguna vez, hacerte daño a ti misma. Perdona- también a ti misma. Ahógate y
respira en el momento en que menos lo quieras hacer, pero más lo necesites. Sé
fuerte y sé débil. Lucha. Sueña. Sangra. Cumple. Destroza. Arregla. Besa. Ama.
Vive. No tengas miedo.
” Y eso es precisamente lo que me gustaría hacer cuando
esto acabe. Esa podría ser mi definición de VIVIR. Te la presto, por si te hace
falta.
Espero que pronto puedas pasear, abrazar y besar a los tuyos. Yo te espero con mi
libro y mi café en un césped al sol, bueno lo mismo ya habré cambiando el café
por un helado.
Un fuerte abrazo.
Ana
PD. Te envío un pedacito de mi Zamora y mucha fuerza.
¡Ánimo! Ya queda menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Kelly's Quest

In search of spirituality

Freeikigai

Knowledge.Passion.Idea.

Elena Memba

En el final surgió el principio

LUCES Y SOMBRAS

SOLO ENTIENDE MI LOCURA QUIEN COMPARTE MI PASIÓN

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

LA BANCARROTA DEL CIRCO

Según tengo el día. Lo que quiero y a veces no puedo.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Noches, Pesadillas y Cuentos

Cuentos Lívidos Y Grotescos.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

A %d blogueros les gusta esto: