La valentía es triunfar sobre el miedo


Hola encanto, me llamo Ana y siento mucho el momento por el que estás pasando.
Perdona las confianzas que me tomo en esta carta, pero siento que te conozco.
Soy tan capaz de ponerme en tu lugar, que parece que estoy ahí contigo. Y eso
quiero que sientas tú. Me encantaría que sintieras que hay miles de personas
anónimas que pensamos en ti cada día y que te acompañamos en la distancia.
Todos nuestros pensamientos son para que te cures y para que tú y tus seres
queridos pronto estéis juntos y a salvo.
No quiero enviarte un mensaje pidiéndote una fortaleza y un coraje, que sé que a
veces no tienes o no te apetece tener. Sé que hay momentos en los que sólo
quieres llorar y no pasa nada. No te sientas mal por ello. Date permiso para expresar
todo lo que sientes, porque sólo así, podrá llegar un día en el que sí sientas esa
fortaleza. No estoy preocupada por ti, y no porque no te conozca de nada, sino
porqué sé que vas a encontrar ese coraje necesario para afrontar esta situación
lo mejor posible. Puede que hoy no tengas ganas de seguir luchando, que estés
cansado/a, pero tarde o temprano lo harás.
Me gustaría ser una ventana al mundo para ti, al menos por unos minutos. Así
que te voy a contar qué es lo que veo a través de mi ventana durante el confinamiento
en mi casa…
Ahora mismo veo un día gris y lluvioso. Hace un poco de frío en comparación con
las temperaturas casi primaverales que hemos tenido en Málaga estos últimos
días. Estoy preocupada porque tengo ropa tendida en la terraza, y aunque está a
cubierto, creo que le está llegando algo de agua de lluvia. Mi perra Frida me
acompaña. Está un poco nerviosa porque está muy acostumbrada a hacer
mucho ejercicio, ya que damos largos paseos durante el día, y ahora sólo podemos
salir un ratito y no alejarnos de casa. Todos los días a las 20:00, mis vecinos
y yo salimos al balcón para acompañarnos y dar las gracias a todas las personas
que están cuidando de las personas como tú.
Soy trabajadora social, pero actualmente estoy desempleada. Estoy un poco
asustada por la incertidumbre económica porque sólo me queda un mes y medio
de prestación por desempleo. Pero en general, estoy teniendo muy buena actitud
estos días. A mi alrededor veo como hay muchas personas que llevan muy mal,
estar en la comodidad de sus casas. Yo es que estoy muy acostumbrada a estar
sola en ella.
Creo que lo básico para tener buena actitud durante nuestro confinamiento es
organizar bien tu tiempo, comer sano, hacer ejercicio y aprovechar para hacer
aquellas cosas que nunca te da tiempo a hacer. Pero no sólo cosas como limpiar
y ordenar, también me refiero a hacer cosas que nos hagan disfrutar. Aunque
tampoco es bueno seguir el mismo ritmo frenético que teníamos antes. Tenemos
que encontrar un espacio para simplemente estar con nosotros mismos y aprender
a escucharnos de verdad. Dicen que de esta crisis van a surgir un montón de
divorcios… aunque también puede que, en muchos casos, reviva el amor que
algún día existió.
También estoy un poco preocupada por mi padre, que tiene 76 años y vive solo.
No he querido que esté conmigo, por precaución. Pero me está sorprendiendo,
porque en vez de venirse abajo, se está creciendo y se está volviendo mucho más
autónomo. Si es que estoy segura de que una crisis es una oportunidad para
cambiar o mejorar un montón de cosas que antes no funcionaban del todo bien.
Así que, imagínate cómo podría mejorar tu situación y todo lo que aún te queda
por vivir y disfrutar.
Te voy a pedir un favor, me gustaría que cada día, durante un ratito, cierres los
ojos y pienses en alguna situación vivida o que te gustaría vivir. Quiero que te la
imagines con todo lujo de detalles, que no tengas prisa y te recrees en ese pensamiento
hasta que puedas llegar a sentir esa emoción tan bonita. Me gustaría que
cada vez que te encuentres triste o aburrido/a, vuelvas a pensar en las cosas bonitas
que has sentido. Y repítelo cada día, con la misma situación o con otra diferente.
Y ahora te dejo descansar, y me despido de ti con mucho amor y con un mensaje
precioso de Nelson Mandela: “Aprendí que la valentía no es la ausencia de miedo,
sino el triunfo sobre él
.”
Gracias por leerme, Ana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Kelly's Quest

In search of spirituality

Freeikigai

Knowledge.Passion.Idea.

Elena Memba

En el final surgió el principio

LUCES Y SOMBRAS

SOLO ENTIENDE MI LOCURA QUIEN COMPARTE MI PASIÓN

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

LA BANCARROTA DEL CIRCO

Según tengo el día. Lo que quiero y a veces no puedo.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Noches, Pesadillas y Cuentos

Cuentos Lívidos Y Fantásticos.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

A %d blogueros les gusta esto: