Jamás olvidaré esta carta


¡Hola, muy buenas!
Me llamo Pablo, tengo 19 años y vivo en Valverde del Camino, un pueblo en el
centro de la provincia de Huelva, con mis padres y mi hermana mayor. Soy estudiante
de ingeniería aeroespacial en la Universidad de Sevilla, aunque ahora
mismo me encuentro en mi residencia habitual por las circunstancias que estamos
pasando.
Me resulta un poco raro no saber a quién le estoy dedicando estas palabras, este
tiempo, este mensaje de apoyo. No puedo imaginarme si será hombre o mujer,
que edad tendrá y un largo etcétera de cosas que se me pasan por la cabeza.
Tampoco sé si tratarle de usted o tutearle. Creo que me voy a permitir el lujo de
lo segundo, pues soy una persona bastante cercana y social. No sé si una persona
de mi edad puede conseguir sacar una sonrisa a un desconocido, pero yo lo voy a
intentar.
El estado de alarma se decretó el pasado 14 de marzo y justo el día antes, el viernes
13, fue mi cumpleaños. Mis amigos me organizaron una pequeña sorpresa en
“petit comité” que disfruté bastante. Es extraño pensarlo ahora pues parece que
fue una despedida del mundo normal, ya que desde el día siguiente no salgo de
casa. Mi abuela vive justo en mi misma calle, pero, aunque ganas no me falten, no
salgo ni a verla, lo primero es cumplir las normas que se han dictaminado para
frenar con contundencia la situación. Nos conformamos con hablar por teléfono.
Durante los primeros meses de este año, no nos podíamos imaginar hasta dónde
llegaría el problema. Veíamos a través de los televisores las noticias de China.
Ahora se ven las noticias de España. Se cancelan las procesiones de Semana
Santa, la Feria de Abril, la romería de El Rocío… pero nada de eso importa. Lo crucial
ahora es la salud de todos y cada uno de nosotros. En general nos lo estamos
tomando bastante en serio. Todo el mundo está participando como puede. Mi
pueblo es famoso por la fabricación de botos. Actualmente todas sus fábricas
han cambiado su producción y se están dedicando a la confección de mascarillas.
Me parece algo precioso. Yo estoy escribiendo una carta para amenizar un poco
tu estancia en el hospital. Parece algo muy simple, pero creo que es muy valioso
y profundo.
El único momento del día en el que veo a alguien que no son mis padres y mi hermana
es cuando llegan las 20:00, hora en que gran parte de la sociedad española
sale a sus balcones a aplaudir. Las puertas de mi calle se llenan de vecinos para
alabar a todo el personal sanitario, a los trabajadores de supermercados y farmacias,
a las autoridades policiales… pero no solo alabamos a estos sectores, nuestro
aplauso también es de ánimo para todos los enfermos.
Deseo con todas mis fuerzas que te recuperes tan pronto como sea posible.
Queda ya muy poco para que vuelvas a casa, para que todo sea como antes. Que
cuando pase el tiempo esto sea una simple anécdota, no muy buena, pero una
anécdota. Es en los momentos difíciles cuando verdaderamente toma sentido la
vida, cuando aprendemos a valorar los pequeños instantes. Ahora empieza todo.
Ten por seguro que no estás solo, porque hay mucha gente como yo dándote
fuerzas con el máximo cariño. Jamás olvidaré esta carta.
Un caluroso abrazo,
Pablo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Kelly's Quest

In search of spirituality

Freeikigai

Knowledge.Passion.Idea.

Elena Memba

En el final surgió el principio

LUCES Y SOMBRAS

SOLO ENTIENDE MI LOCURA QUIEN COMPARTE MI PASIÓN

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

LA BANCARROTA DEL CIRCO

Según tengo el día. Lo que quiero y a veces no puedo.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Noches, Pesadillas y Cuentos

Cuentos Lívidos Y Fantásticos.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

A %d blogueros les gusta esto: