Vámonos de museos


Hola:
Te imagino en la cama, cansado de las mismas paredes y de los mismos colores,
preocupado y esperanzado a ratos.
Te escribo desde un quinto piso, cerca de la ventana. Así todo mis vistas se reducen
a unos tejados de uralita y las fachadas traseras de algunas casas, pintadas de
blanco.
Me paso el día viendo vídeos por internet, relacionados con la asignatura de
Plástica, de la que soy profe. También, como no, recibiendo información
contantemente, vía Whatsapp sobre el coronavirus y sobre mi trabajo y
teletrabajando, mediante la plataforma digital que solemos utilizar en el colegio.
Te voy a proponer que des una vuelta virtual por el Museo del Prado y te veas
alguno de los directos que realizan antes de abrir el Museo, en los que te cuentan
alguna cosita de algún cuadro o que busques algún vídeo de Mures sobre los
Rincones de León, en los que vas a descubrir cosas nuevas sobre lugares que te van
a resultar familiares.
Las películas son también una ventana que uso para “salir de casa”, aunque las dos
últimas que he visto, no parecían muy adecuadas. Una se titulaba “La última
trinchera” y se trataba de un “topo” de la guerra civil , que permaneció escondido
en su casa desde la guerra hasta la amnistía de 1969 , o sea, 30 años en una casa.
La segunda película ( El hoyo) trataba de una especie de cárcel, en la que cada
celda estaba en un piso, y la comida bajaba cada día en una plataforma que se iba
deteniendo unos minutos en cada piso. Así , los de los primeros pisos malgastaban
la comida y sin embargo , la plataforma llegaba vacía a los últimos pisos, que se
veían obligados a pasar hambre.
En otro orden de cosas te contaré que estoy en casa con mis hijos y mi mujer , y
tengo la suerte de poder ver a mis padres a través de la ventana, también vivo a
100 metros de mi hermana y su familia , aunque no les puedo ver desde la ventana.
Yo estoy bastante acostumbrado a estar en casa , incluso los fines de semana,
porque parece que siempre tienen deberes que hacer y por lo general , no nos
movemos mucho. Además, el fin de semana , suelo visitar más tiempo a mis padres.
Lo cierto es que mi vida no es muy especial, no podría ser el argumento de una
novela, así que espero no haberte aburrido mucho.
Te propongo el arte, la literatura y la música como ventanas para salir de tu
habitación , y no solo desde el punto de vista pasivo, sino activo: Puedes dibujar un
árbol o un laberinto, escribir una poesía o tu biografía, tratar de inventar un
estribillo o una melodía, , no hacen falta medios, basta con imaginarlo. Igual que yo
te estoy imaginado a ti , leyendo mi carta y tú me has imaginado a mi. Aunque te
diré que tengo barba, y ya algo canosa, por si me has imaginado sin ella.
Un fuerte abrazo para ti y para la persona que te ha hecho llegar mi carta. Mucho
ánimo.

Carlos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Kelly's Quest

In search of spirituality

Freeikigai

Knowledge.Passion.Idea.

Elena Memba

En el final surgió el principio

LUCES Y SOMBRAS

SOLO ENTIENDE MI LOCURA QUIEN COMPARTE MI PASIÓN

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

LA BANCARROTA DEL CIRCO

Según tengo el día. Lo que quiero y a veces no puedo.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Noches, Pesadillas y Cuentos

Cuentos Lívidos Y Fantásticos.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

A %d blogueros les gusta esto: