La fuerza del querer


Decir no puedo es lo mismo que decir no quiero. No hay fuerza mayor que la de la voluntad y la seguridad de alcanzar aquello en lo que se cree.

Algo así debió de pasarle al Marqués de la Ensenada, cuando inició las obras para hacer realidad su gran sueño.

Así, esta gran obra de ingeniería hidráulica que permitió unir Castilla con el mar, generó empleos, fábricas de harina, llegada de mercancias imposibles…y nos legó un paraje único en esta desolada y árida Castilla.

Gracias a un sueño, Castilla es ancha y navegable.

La luz y su mirada


Abres los ojos y miras a tu alrededor.

Los cierras porque, en realidad, no deseas ver.

Piensas que, realmente, no merece la pena cerrar la mirada.

Abres lentamente los ojos y dejas que la luz cambie tu perspectiva.

Al final, todo depende de la luz que te ilumine.

Testimonio: parte 2. El aislamiento y la salida


Pasé la primera noche con la angustia de la incertidumbre. Una sensación que acabó conviviendo conmigo durante las tres semanas de mi aislamiento. Piensas que vas a salir de esta. Piensas que a lo mejor no sales.

Sentimientos contradictorios y, sobre todo, preocupación no tanto por mi como por mi familia. Y la seguridad absoluta de que había que hacer absolutamente todo lo que estuviera en mi mano para intentar superarlo.

La proteína se convirtió en mi plato favorito, a todas horas. Y nunca mejor dicho, porque el apetito desapareció pero iba picando poco a poco lo que sobraba de cada ingesta. Me obligaba a comerla. La gelatina fue uno de mis postres y desayunos habituales.

Todos los días fregaba mis platos y bandeja antes de dejarlos en la entrada de mi habitación. Y todos los días limpiaba a fondo toda la habitación y cuanto utilizaba. Si aún no había contagiado, no sería ahora cuando lo hiciera.

A veces me faltaban las fuerzas y la limpieza tenía que hacerla por fases entre las que debía intercalar momentos de descanso. Pero la completaba.

El ordenador, ek móvil y este blog, fueron una tabla de salvación. Diariamente leía las cartas que enviaban, las seleccionaba y compartía en un horario irregular que se movía con el desarrollo de la propia enfermedad, porque el cansancio infinito que me tuvo en la cama casi tres días seguidos no impidió que me desconectara.

Todos los dias recibía la llamada del médico, a días alternos me llamaban mi médico de cabecera y el médico de salud laboral, ya que me reconocieron el proceso como accidente laboral.

Eran los únicos contactos que tenía los profesionales sanitarios y su llamada me permitía consultar mis dudas y conocer su valoración sobre mi evolución. Nu ca les estaré lo suficientemente agradecida por la tranquilidad que me transmitieron en cada llamada.

A la semana de mi aislamiento, y cuando ya los síntomas habían empezado a remitir, me desperté a media noche porque me faltaba el aire. Fiebre normal, saturación de oxígeno baja… vuelve la angustia.

Hay que esperar. Sabes que estás sola. Carece de sentido llamar a la persona que está contigo. Llamar al médico tampoco es la solución, y mucho menos a urgencias. Esperar y controlar. No hay más opción.

Por la mañana, poco a poco, todo empezó a volver a la “normalidad”. Una normalidad que se fue prolongando hasta el fin del aislamiento.

Mi cumpleaños llegó durante el aislamiento y es uno de los más entrañables que tendré porque toda mi familia se empeñó en estar conmigo aunque fuera en la distancia: llamadas grupales, videos, fotos y hasta una tarta con vela para recordarme que NO ESTABA SOLA.

Cuando a las tres semanas, y después de 7 días sin síntomas me repitieron la PCR, sólo rezaba porque fuera negativa.

La llamada llegó ese mismo día a las 20h. NEGATIVA.

Al día siguiente me llamó mi médico de cabecera y pedí el alta. Empecé a trabajar al día siguiente.

Estar sola y aislada te ayuda a conocer a los que te acompañan por el camino.

Aquellos a los que de verdad importas te llaman casi a diario. Te distraen con su cháchara bien planificada y te dan el cariño que precisas aún en la distancia. Guardan su preocupación para sí mismos y sólo piensan en ti.

Después están los otros, los que toman tu enfermedad con absoluta indiferencia, con un desprecio absoluto por tu estado y casi con dudas de que realmente estés pasando por esto. Estos no merecen más comentario que la absoluta certeza de que no significan nada en tu vida ni en tu historia. Seres despreciables que se nutren de tu energía. Parásitos de las relaciones humanas.

Y la familia. La que sufre contigo y vive cada momento con una angustia superior a la tuya. Aquí están mis hijos y mi marido, que se convirtió en un cuidador excepcional que ponía una nota de amor en cada gesto diario. A él tengo que agradecer todo el ánimo que me insuflo y su constante preocupación.

Testimonio: parte 1.- La confirmación


Me han pedido que relate el testimonio de mi proceso por coronavirus porque consideran que puede ser importante para otras personas. Realmente, ¿porque no?. Es algo tan distinto de lo que conocemos que sí podría servir de ayuda; así que, voy con ello.

Es muy fácil para mí hacer este relato porque aún conservo el cuaderno con todas mis anotaciones. Mi diario de Covid: la fiebre, los síntomas, cómo me sentía…

Quiero que sepas que trabajo en un hospital. Estoy acostumbrada a vivir rodeada por la enfermedad y el dolor; no les temo, no me asustan; sencillamente afronto ambas de manera muy analítica. ¿Y porqué digo esto? pues porque todo empezó como si fuera un simple catarro, casi sin moco y con un cansancio tremendo. Pasados unos días, todos los síntomas se redujeron a una tos persistente, profunda, honda, muy honda. Una tos que me tuvo noches enteras casi sin poder dormir.

¿Pensé que podía ser coronavirus? Pues al principio no. No había fiebre, ni siquiera febrícula. Y toda la información que recibíamos establecía la fiebre como factor clave. Sin embargo, viendo la evolución de la enfermedad en el propio hospital y por las noticias que recibíamos, tenía claro que si no era coronavirus, sí era una neumonía, así que fui a hablar con el médico de prevención.

-Tengo tos seca, profunda, fundamentalmente nocturna, y cansancio.

-¿Fiebre?

-No. Me he controlado y no hay fiebre, ni siquiera febrícula.

-Sigue controlándote unos días, pero si no hay fiebre no hacemos la PCR.

Seguí controlándome. Tres veces al día me tomaba la temperatura. Nada. No alcanzaba ni los 37º, sin embargo la tos seca y profunda persistía. No había expectoración. Tos seca que no cedía con nada. Por la noche, ni los antitusivos ni el agua a todas horas la hacían desaparecer. Dormía poco y mal. Estaba agotada después de una semana sin que se produjeran cambios. Bueno, cambios sí hubo, casi imperceptibles, pero los hubo. Me costaba trabajo respirar pero pensaba que era por la mascarilla. Me dolía la garganta, pero pensaba que era por la tos. Me dolía la cabeza, pero pensaba que era una de mis jaquecas incrementada al cuadrado. Porque no había fiebre.

Pero como os he dicho, soy muy analítica. Cuatro días antes de que me hicieran la PCR le dije a mi marido que debíamos dormir en camas separadas, mantener la distancia de seguridad en casa…y actuar como si fuera positiva. Todo me decía que, a pesar de la ausencia de fiebre, había algo que no cuadraba.

El 27 de marzo, después de que dos de mis compañeras dieran positivo a Covid-19, me hacen una PCR a las 9 de la mañana. Sigo trabajando. Organizar, organizar, organizar… la situación por Covid era tremenda. A las 6 de la tarde me voy para casa. Agotada. Normal, desde las 8 en el hospital, era normal que estuviera agotada.

Alrededor de las 20 h. estábamos cenando y sonó mi busca. No me extrañó, es un busca y está para que te localicen sólo que, en esta ocasión, era distinto: “Tenemos los resultados de la PCR. Es positiva“. Se me hizo un nudo en la garganta y casi no podía ni hablar con la persona que me había llamado. Me levanté inmediatamente de la mesa, cogí mi ordenador, disco duro, teléfonos y cargadores y me fui directa a mi dormitorio. A mi marido sencillamente le dije “Tengo coronavirus”. Me fui a la habitación y cerré la puerta. Intentó entrar, pero no lo dejé. Literalmente, lo eché con un “vete de aquí, ni se te ocurra entrar”.

En esos momentos, sólo pude pensar en dos cosas: 1) No transmitir a nadie el virus, principalmente a mi marido, ya que era mi único conviviente y 2) Ser yo la que se lo comunicara a mi familia más inmediata: mi madre, mi hermana y mis dos hijos. Y debía hacerlo porque no podía dejar esa responsabilidad a mi marido. Se sabía poco del maldito virus, pero sí sabía que la evolución era muy rápida. Así que debía hablar con ellos y decírselo, tranquilizarlos y… empezar a lidiarlo.

En cuestión de segundos pasaron por mi mente todo el abanico de posibilidades que se avecinaban y el miedo a lo desconocido estaba entre ellas.

Una de las principales, para mi, era el miedo a la noche, a empeorar mientras dormía y no darme cuenta.

Hablé con mi madre, con mi hermana y con mis hijos. A todos les transmití una tranquilidad que yo misma no tenía.

Hice una lista con las personas con las que más contacto había tenido, avisé a mi hoy ex jefa y empecé la cuenta atrás.

Simple orégano


Si algo nos ha enseñado esta pandemia es que la belleza no siempre está en el valor del objeto ni en la riqueza de la persona. La belleza, como el amor o la amistad, con frecuencia se hallan en la simplicidad de las cosas y en el corazón de las personas.

Por eso esta preciosa imagen de una ramita de orégano, simple y bello, lleno de aroma y color, me trae a la mente el valor de las cosas sencillas, pero también el de las personas que son capaces de reconocer y apreciar esa belleza.

Y así es Alicia Galdames, a la que conocí hace siete años en Santiago de Chile y a la que tengo el privilegio de llamar amiga.

Ella es la artífice de muchas de las imágenes de mi blog. Es una artista estupenda que sabe captar lo que de verdad importa sin otro condicionante que lo que es capaz de transmitir.

Belleza en estado puro.

Así que, ya veis, ni la distancia ni un océano por el medio han sido obstáculo para colaborar. Y es que el poder de las cosas sencillas, como la amistad, es infinito.

Y ahí entras tu, que nos lees, que nos sigues, con tu poder infinito para que sigamos escribiendo y publicando para ti.

La ONU conmemora el Año Internacional de la Enfermería


Que la enfermería es importante no nos cabe la menor duda a nadie. Y porque no sólo todos lo sabemos, sino también organismos tan importantes como la ONU, que han querido manifestar su reconocimiento emitiendo un sello para conmemorar el año internacional de la enfermería.

Una preciosa iniciativa que compartimos con todos vosotros y que, por supuesto, aplaudimos.

Tranquilidad y paciencia


En estos momentos complicados yo estoy saliendo con mi esposo que pasó también por este Covid pero gracias a Dios se recuperó, y entiendo a tu familia que esta preocupada por ti. Todo mi cariño para usted y tranquilidad y paciencia en los días que estás viviendo sabemos que hay un Dios que lo ve todo lo que estamos pasando sobretodo tu el nos da consuelo y esperanza es un Padre muy preocupado por sus hijos terrestres hay un profeta llamado Isaias que dijo en la biblia capítulo 41 versículo 10 “no tengas miedo porque estoy contigo no te angusties porque soy tu Dios yo te daré fuerzas sí yo te ayudaré con mi mano derecha de justicia de veras te sostendré”

Espero que estas palabras de animo te ayuden en esta lucha te las escribo con mucho cariño y amor.
Se despide de ti Marisol Rojas AZUBA

El placer de un chocolate con churros


Cuando un sábado tienes que levantarte pronto para ir a trabajar, algo inestimable en estos momentos, y te encuentras con la bendición de un chocolate con churros para coger fuerzas y toda la energía necesaria para acometer la jornada, es algo que también resulta inestimable y, por supuesto, altamente gratificante.

Y es que esto fue lo que nos encontramos una mañana del sábado. Un excelente chocolate con churros que nos endulzó el día y nos arrancó una sonrisa de satisfacción.

Gracias a Ángel por endulzarnos la mañana de un sábado al personal del Hospital Santa Isabel de León.

La relajación


Cuando sencillamente necesito darle un descanso a mi mente, desconectar del mundo, de todo y de todos, encuentro en la pintura un remanso de paz.

Me centro en el color, en la próxima pincelada, en como va tomando forma lo que quiero crear.

Y me maravilla siempre el resultado, aunque no sea el deseado, aunque haga borrón y cuenta nueva.

Parto de fotografías que, para mí, son otra forma de pintar sin pincel, sólo con los pinceles y colores del alma y de la mente.

Lo retomo. Porque pintar también es poesía.

Ámbar, el adorable misterio


Hay historias de amor que merecen ser contadas. Hoy, comparto contigo cómo llegó a mi vida un ser maravilloso que me cambió por completo.

Como todas las grandes historias llegó sin esperarla, sin buscarla.

Lo vi por primera vez en un estado lamentable; literalmente, se estaba muriendo. No tenía fuerzas absolutamente para nada. Costaba creer que aún pudiera respirar.

Pese a todo, hicimos todo lo posible porque saliera adelante. Ni lo conocía ni me conocía, pero desde el primer día ya empezó a formar parte de nuestras vidas.

Cuando dijeron que sólo si lo hospitalizábamos podrían salvarle la vida, y correríamos con los gastos, ni una sola duda cruzó mi mente.

Y allí quedó, con suero y miles de cuidados. Todos los días, a la hora indicada, íbamos a verlo. Le hablábamos aún no sabiendo ni su nombre.

Pasados los días, empezó a reconocer nuestra voz y, con toda seguridad, el tacto de mi mano sobre su piel.

Poco a poco, empezó a reaccionar ante nuestra llegada, arrimándose para recibir su dosis de amor.

Cuando nos llamaron para decir que le daban el alta, la pregunta fue ¿y ahora qué?

Fuimos a recogerlo sin saber qué íbamos a hacer, pero basto verlo allí, demandando cariño y rebosante de alegría por vernos, para tomar una decisión: compartiría la vida con el.

Dudas…muchísimas. Para qué negarlo.

Pero llegó a casa y todas se disiparon.

Por supuesto, había que darle un nombre.

Difícil elección. Evidentemente, él no podía decirnos nada y su impacto sobre nosotros merecía que buscáramos algo especial. Debates sobre posibles nombres y ninguno era de nuestra entera satisfacción hasta que, por fin, dimos con uno que, a nuestro parecer, representaba lo que iba a significar para nosotros: Ámbar.

Y tú dirás, ¿porqué Ámbar? Pues porque representa el misterio y la sagacidad, la belleza y la luz del sol, la tenacidad y las ganas de vivir, lo oculto y lo que se muestra. Y así pensábamos que era él. Precioso en su negrura, tenaz en sus ganas de vivir, luz perfecta en una vida que casi se iniciaba sobre otras ya con años de andadura.

Y no nos equivocamos, porque Ámbar siempre aceptó nuestra casa como la suya propia, nunca la dañó, nunca tuvimos que enseñarle nada; lo recogimos cuando apenas tenía un mes de edad, pero respetaba nuestros espacios como los suyos propios. Nuestro hermoso peludo gato callejero es sagaz e inteligente, lo adoramos y nos adora.

Y no te lo vas a creer, pero cuando nos escucha por el móvil, se acerca a él, se frota y nos habla, sí, porque los gatos hablan. Yo tampoco lo creía. Hasta que Ámbar llegó a nuestras vidas y nos enseñó lo que era el amor incondicional, la lealtad y el respeto. Ese es Ámbar.

The Eternal Words

An opinionated girl penning down her thoughts.🌸❤

A mind full of illusions

#catastrophe words #more to express more to grow.

ISMAEL GOMEZÍA

Mi obra literaria

Ventana literaria

La poesía es la libertad del alma.

Kamal's Blogging Café

"A personal blogging platform to publish own literary works and learning things to the lovely people around the world"

Poemas del Alfalfa

escritos en el corazon

Maria Refugio De Almas

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

ATUNIS GALAXY POETRY

Poetët janë paraprijës të agimeve në zbardhje, janë muza dhe shpirti i ëndrrave shpresë, janë fryma dhe muzikaliteti i fjalës shenjtëruar, janë koloriti më i ndritshëm i qenësisë tonë qytetërim!